Los 10 consejos básicos para cuidar a un perro

Las 10 cosas que debes saber antes de tener tu primer perro

Publicado por  (Cpsas que pasan) un gran blog.

He utilizado una imagen de “mi campeón“, Coco, para ilustrar esta entrada. Como veis es un animal adorable, mirada de “Aaaaaaawww!” y guapo como el sol.

Pero no te dejes engañar, no es un perro “entry level” sino un “master of the universe expert level“. Lo sé ahora, que el mes que viene cumple 10 años de convivencia con servidor.

Gráfica de la actividad de mi perro Coco

Si estas pensando en poner en tu vida un perro y es la primera vez que te lanzas a esa aventura quizás deberías leer esta entrada, al menos evitarás posteriores malas experiencias y sobre todo tendrás una convivencia agradable con tu nuevo perro.

Yo me encuentro en el lado opuesto: empiezo la casa por el tejado… y así me va.

Coco es un buen perro, ojo, pero no quita que de por culo hasta la extenuación, no porque no esté bien sino porque es su naturaleza, es un animal que requiere mucha actividad, muy nervioso y terriblemente testarudo. Hasta la exasperación más extrema añado.

Necesita salir, como mínimo 3 veces al día y, aún a su edad, tener una buena dosis de actividad extra para que esté más o menos tranquilo.

Recuerdo que entré en una tienda de mascotas a preguntar sobre cockers y la tipa de la tienda me dijo que tenía un cachorro de 3 meses que habían devuelto, que lo compró el marido de una pitonisa que “pasaba consulta” cerca para darle una sorpresa, pero que al darse cuenta que cagaba, meaba y dejaba pelos por todos lados se asustó y lo devolvieron. Como si fuese una cosa, no un ser vivo.

Tenía 3 meses pero un tamaño desmesurado para su edad, es decir, no daba el aspecto de cachorro y nadie lo quería. Me lo daba tan solo a cambio de pagar el papeleo del animal. De eso han pasado ya 10 años. No hace falta decir lo que hice ¿No?

En este tiempo reconozco que Coco ha agotado mi paciencia en muchas ocasiones y ha llegado al punto de ponerme en la situación de buscar un nuevo dueño porque no me veía capaz de manejar su tozudez e hiperactividad. He perdido los nervios no una ni dos ni tres, sino tres veces con este perro.

Con el tiempo, y la experiencia, comprendes que tú estás equivocado y el animal tan solo hace lo que su instinto le indica. Nunca podré agradecerle a César Millán de “El encantador de perros” lo suficiente por la de cosas que he aprendido en sus programas y que he aplicado con éxito a Coco.

Es por ello, oye, que desde esta experiencia he conformado el siguiente:

DECÁLOGO DEL PROPIETARIO EN CIERNES DE UN CÁNIDO

  • 1. No compres un perro, mejor te vas a cualquier protectora y lo adoptas. Hay mucho personal al que la responsabilidad de tener un perro le puede y en lugar de abandonar al animal a su suerte en cualquier carretera perdida, tiene un mínimo de decencia y lo lleva a una protectora. Así haces dos veces bien las cosas.
  • 2. Un gran danés para un apartamento de 40 metros cuadrados no es una buena idea. Con que estés tú puteado en un zulo es suficiente.
  • 3. Los perros no van solos al lavabo, hacen sus cosas y tiran de la cadena. Hay que sacarlos a pasear, al menos 30 minutos, un mínimo de tres veces al día. Si no puedes cumplir ese estricto programa mejor te pillas una mascota virtual de esas que salen a pasear haciendo un simple clic.
  • 4. Los perros no comen mierda ni desechos como los marranos. Comprar un saco de pienso de 25 kilos de bazofia de marca blanca, que no sabes ni de qué está hecha, no es admisible. Que tú comas lo primero que te dan es una cosa, pero para no estar a la altura alimentando a tu nuevo compañero de piso mejor compras uno de peluche… esos no comen.
  • 5. Los perros no son personas. Esto es MUY IMPORTANTE que lo entiendas. Nada de darle de comer lo mismo que tú, darle besos en los morros, hablarle o decir que solo le falta hablar, decir que te entiende, vestirlo con mariconadas, etc. Los perros son animales de instinto, debes tratarlos como tal, les das cariño, sí, pero hay que establecer una jerarquía dentro de casa desde el primer día. Es la base para una convivencia sana con un perro.
  • 6. No adoptes o compres por impulso o sin pensarlo. Los cachorritos son muy monos, te los llevarías todos, pero ten en cuenta que tu impulso vivirá entre 10 y 18 años, según el caso. Los perros no son cosas que se desechan si no nos gustan. El consumismo mejor meterselo por el culo en este caso.
  • 7. Los perros también se ponen enfermos. Y cuidado, que no es plato de agrado, pero según el perro da por saco lo que no está escrito. Lo pasan mal y es su manera de expresarlo. Recuerda que los médicos de los animales se llaman veterinarios, y no hay que ser rácano a la hora de pagar sus servicios. Si eres mileurista con hipoteca y más gastos mejor te sientas y esperas hasta que se te pasen las ganas de adoptar, te haces un favor tú y, lo más importante, le evitas una vida de mierda al pobre animal.
  • 8. Empieza con una raza tranquila. No hagas el jilipollas como servidor, que sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, se tira de cabeza a convivir con un nervioso, activo y tozudo cocker spaniel inglés. Busca una raza o mestizo tranquilo, que no sea una raza cuyo origen sea la caza a ser posible. Son animales que necesitan mucha actividad y, MUY IMPORTANTE, una jerarquización constante para que no se les vaya la olla y se crean los dueños de la casa. Créeme este punto es MUY IMPORTANTE tanto para tu salud mental como para el correcto equilibrio del animal.
  • 9. ¿Trabajas un montón de horas? Nada extraño hoy día, pero en este caso te recomiendo el ejercicio indicado en el punto 7 de éste decálogo.
  • 10. Mejor te olvidas de viajar tranquilo, o de viajar directamente. Nada de entrar en museos, ni restaurantes, ni monumentos (ojo, que se los mean sin contemplaciones), ni eventos, ni nada… ¿Que puedes dejarlos en una residencia canina durante una semana? Un perro no es “una cosa” que se puede aparcar cuando te convenga, si vas a hacer eso mejor te compras algo que calme el impulso consumista, pero no des por culo al personal con tus tonterías, no estás preparado para tener perro.

Recuerda: un perro no es un juguete, ni un capricho, ni “una cosita”… si después de leer esto sigues pensando en incorporar un nuevo miembro a la familia tan solo te pido que te tomes aún unos días de reflexión antes de acudir al refugio o protectora donde lo busques. Siempre piensa primero en adoptar, todos lo agradecemos: tú por la satisfacción de sacar un animal de un sitio así… él por encontrarse al fin con un sitio fijo donde vivir y un nuevo compañero de correrías.

Feliz vida juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s